Cómo aprender a meditar. Guía con técnicas de meditación para principiantes

Meditación Mindfulness

Si eres principiante en esto de la meditación y quieres aprender a meditar pero no sabes muy bien por dónde empezar… hoy quiero compartir contigo algunos ‘trucos’ en formato de guía para empezar a meditar.

Y es que, demasiadas veces se entiende la meditación como al estado en el que es posible ‘poner la mente en blanco’ pero, realmente, la meditación es una práctica milenaria con un gran potencial y que nos ofrece muchísimos beneficios a nivel neurológico, psicológico y emocional que permiten, eso sí, calmar la mente y conectar de forma más fácil con la paz interior. Por ese motivo, cada vez se genera mayor interés en nuestra sociedad ‘estresada’ por este tipo de prácticas espirituales. Porque son enormes los beneficios de la meditación en el ámbito de la Salud y el Bienestar.

Y es que el verdadero potencial que nos acerca la meditación a nuestra sociedad, no solamente se basa en ese espacio de calma que nos ofrece el propio espacio de ‘meditación formal’, sino también el efecto calmante, de presencia y atención plena que se refleja en el resto de parcelas de nuestra vida. Algo que se conoce como ‘meditación no formal’, porque la semilla que se cultiva al meditar, se cultiva dentro de la persona y así la acompaña allí donde esté.

Bien, vamos a definir los primeros pasos para lograr meditar correctamente, ya que puede parecer muy sencillo, pero tiene su complejidad. De entrada, es fácil confundir la meditación con la relajación y, en realidad, se trata de prácticas distintas y con efectos distintos. Justamente en esto profundamos en el curso Aprender a meditar.

Vivir en calma sin ansiedad
Vivir en calma, sin ansiedad

Qué es meditar. Beneficios de la meditación

  • Pararse a meditar es la oportunidad para poder gestionar mejor aquello que al Cuerpo y a la Mente, les ocurre por dentro. Es una forma de poder tener mayor control y fortaleza mental, al mismo tiempo que permite aprender a regular y mantener los pensamientos en coherencia respecto a las emociones. Es decir, disponer de un equilibrio emocional (lo que permite que las emociones lleguen a ti, y puedan actuar de forma funcional, saludable).
  • Practicar la meditación permite aquietar el estrés que sufre la mente, reducir los síntomas incómodos que dejan el estrés y la ansiedad.
  • El hecho de parar, poner pausa en el ritmo diario y ofrecerse un espacio en el que poder encontrarse con la meditación, pone freno a los bucles mentales a los que la mente fácilmente se engancha y, de ese modo, se invita a la mente a soltar aquellos pensamientos rumiativos, y se da el permiso para alejar aquellas emociones persistentes o, incluso, aquellas sensaciones físicas que resultan incómodas.
  • Cultivar la presencia, el hecho de vivir en el momento presente, aquí y ahora, reduce el ruido mental que nos lleva a pensar constantemente en el pasado o en el futuro. La cual cosa va a ser clave para conectar con la tranquilidad, la calma y el bienestar en nuestro día a día.
  • El hecho de que la postura de meditación clásica sea sentada, con las piernas cruzadas y la espalda recta, se debe a la necesidad de permanecer despierto y atento durante la práctica de meditación, evitando caer dormido por el hecho de practicar tumbado. Además, en esa postura espalda erguida, la respiración suele ser más consciente y la persona puede respirar profundamente.
  • Todos estos beneficios hacen que la mente pueda estar más centrada, más atenta y, como resultado, llegar a una mejor concentración.

Por todo eso que hoy te acerco, si eres principiante ya ves que, aprender a meditar, puede ser una de las herramientas más potentes a la hora de incluir recursos prácticos y útiles en tus rutinas diarias, sobretodo cuando tu deseo es, realmente, poner foco en tu Salud y Bienestar. No dudes que cuando la meditación forma parte de tu vida, estás entrenando tu propio autocuidado y bienestar Físico, Mental y Emocional de una forma activa y consciente. Por ese motivo cada vez más podemos encontrarnos a personas que meditan o a espacios que ofrecen clases de meditación, ya sea online o en centros de meditación presencial.

Cómo aprender a meditar. Concretamente, ¡Cómo empezar a meditar!

Seguramente ya sepas que existen distintos tipos de meditación; meditaciones guiadas, audios para meditar, incluso, ¡música para meditar! Un tipo de meditación que resulta muy cómoda y que se adapta perfectamente a nuestro estilo de vida actual, es la Meditación Mindfulness o Atención Plena. Hablamos hace poco de Mindfulness en este post y, si te interesaría profundizar en el tema del Mindfulness como estilo de vida este curso en directo te puede interesar: Curso de Mindfulness online, te cuento más a continuación:

Curso Mindfulness como estilo de vida

Mi consejo a la hora de empezar a meditar es hacértelo lo más fácil posible. Porque sí, meditar, en realidad, te pide esto: estar presente en el aquí y ahora sin forzar, sin resistirse, sin provocar nada en particular, simplemente atendiendo aquello que te acompaña momento a momento, sin juzgarlo.

Meditar es poner atención plena, simplificar la experiencia, concentrarte en ella y, para poder lograr esto, es importante que la experiencia con tus primeras meditaciones sean fáciles y cómodas para ti. Cuidado, no siempre las meditaciones serán cómodas, hay que saber que al principio es muy habitual que la práctica de la meditación sea incómoda, esto es de lo más normal cuando empiezas.

Te aconsejo que al principio, te lo tomes como a una invitación de la mente, para que puedas parar de hacer lo que haces normalmente, para puedas aquietar el Cuerpo y observar la Mente. Sabiendo que todo en ese espacio es posible y estará bien, tanto si encuentras la mente en calma, como si sientes que la mente está de los nervios. Todo es información tuya, de ti y para ti.

Así es que, te comparto algunos tips para cuando quieras empezar a meditar solo o sola desde casa, conectad@ online o allí desde dónde te encuentres. Tómatelo como a una simple guía de iniciación o como los primeros pasos para aprender a meditar.

Postura para meditar
Postura recomendada para meditar
  • Elige un sitio que te resulte cómodo y agradable, ya sea en tu casa o en medio de la naturaleza.
  • Asegúrate de que en el espacio donde vayas a meditar puedas estar libre de ruidos fuertes o distracciones (ej. móvil, compañeros de trabajo, etc.). Hay personas que, al meditar, les ayuda escuchar una música relajante, pero eso no es imprescindible.
  • Encuentra cierta calma, que permita relajarte, no es necesario que tu entorno esté en completo silencio, sólo permite que los ruidos naturales de allí donde estés formen parte de la experiencia.
  • Encuentra una postura cómoda para tu espalda y piernas.
  • Mantén tus ojos cerrados, si te apetece (esto facilitará que lleves tu atención hacia tu interior)
  • Observa atentamente, con atención plena, todos los detalles que acompañan tu experiencia de pararte a observar, todo aquello de lo que te das cuenta cuando realizas tu meditación.
  • No te fuerces, nada en concreto tiene que ocurrir, cada experiencia de meditación es única y personal.
  • Practica la paciencia. ¿Verdad que cuándo vas al gimnasio asumes que tus músculos se van a desarrollar a medida que los entrenes? Pues con la mente pasa lo mismo. El foco de tu atención necesitará entrenamiento mental y, la paciencia, es una de las cualidad que te permita llegar a ello.

¿Cuánto tiempo es necesario meditar?

Pues el tiempo que tú elijas. Puede bastar un solo minuto (de hecho, aquí te comparto la pausa de un minuto, una meditación muy sencilla para que puedas realizar fácilmente en cualquier sitio: la meditación de un minuto) o quizás, varios minutos sean necesarios para que el cuerpo y la mente puedan llegar a relajarse y a encontrar la postura más cómoda que te permita comenzar a enfocar (aquí, por ejemplo, te comparto una sesión de meditación más larga). El momento en el que te encuentres y el tiempo de práctica que lleves, van a ser determinantes para saber cuánto tiempo es necesario para obtener los beneficios de la meditación.

Así es que te recomiendo empezar a realizar pequeñas meditaciones diarias desde casa, con las que puedas acercarte poco a poco a la conciencia plena e ir integrando la práctica de la meditación en tu estilo de vida. Los ejercicios de meditación, es importante que empiecen por ser algo muy simple y fácil, para que eso te permita sentir comodidad en la práctica y, desde allí, poder ir ampliando la experiencia sin forzarte.

Como ya hemos hablado, existen muchas técnicas de meditación, por ese motivo, si te parece interesante lo que has leído y te gustaría empezar a meditar hoy mismo de una forma sencilla, ordenada y exitosa, te recomiendo el curso Aprender a meditar del que te hablo a continuación.

Curso online para Aprender a meditar

En este curso de meditación para principiantes, además de aprender a meditar podrás conocer las bases de toda técnica de meditación, podrás consultar, avanzar y compartir este camino acompañad@ de Helena Cabruja (Psicóloga integrativa e instructora en Yoga y Meditación) y nuestra comunidad online.

¡Practicar meditación es realmente sencillo si sabes cómo!

Artículos relacionados

Respuestas

Club BalanceArte

Disfruta de 14 días gratis.
Acceso a todos los contenidos sin límite

- PLAN DE ACCIÓN individualizado con seguimiento Trimestral y sesiones en DIRECTO cada semana.
-
Visualiza las sesiones en DIFERIDO en alta calidad
-Accede a las recetas saludables de la BIBLIOTECA de contenidosz
-Contacta de forma fácil y directa con el EQUIPO por chat
-Resuelve tus dudas en el FORO y CHAT grupal
-Comparte tu experiencia con el resto de la COMUNIDAD
- DESCARGA tus contenidos con la App y accede a ellos offline
-Aprovecha descuentos y otros beneficios exclusivos del Club